La aventura de empezar…

La aventura de empezar…

He tenido la gran suerte de haberme criado al lado de unos abuelos extremeños, que viniéndose a Barcelona nunca perdieron sus tradiciones y apostaron por la aventura de empezar…

Gracias a esto he podido pasar muchos veranos allí y os aseguro que en las comidas y almuerzos nunca faltaba en la mesa un buen trozo de chorizo o de lomo y un ‘platito de jamón’ (si cierro los ojos aun puedo recordar su olor y su sabor…) Una tierra dónde abundan las dehesas, las bellotas, los buenos quesos y las alacenas de las casas llenas de buenos embutidos y jamones.

Mirando atrás me doy cuenta que siempre estuve relacionado con todo lo que viviría en estos días y en mi profesión. Y quizá de forma inconsciente, rodearme de todo lo que tuviera que ver con el jamón, es una manera sutil de volverme a unir con esos recuerdos…

La pasión por este producto me viene desde muy pequeño gracias a mis abuelos, casi se podría decir que empecé a comer jamón y embutidos antes que ‘papillas’…

Supongo que de primeras, todo esto empezó por la necesidad de tener libertad. Libertad laboral, libertad personal y libertad para poder ‘dejar ir ideas’ de la cabeza sin que nadie las reprimiera pero poco a poco fue más como un sentir. El sentir de llevar a cabo algo que para mi debía protegerse y cuidarse tal y como, sin querer, me transmitieron mis abuelos. Proteger y cuidar ‘la buena tradición’.

El camino no fue fácil y nunca se para de caminar, pero cuando empecé a recoger algún fruto por pequeño que fuera… me di cuenta que iba en la dirección correcta.

De repente, me vi dedicado por completo a una idea: ‘transmitir mis conocimientos, respetando la buena tradición, a través de lo que hoy me apasiona la gastronomía y el mundo del jamón’.

¿Y por que el jamón ibérico?… Una de las razones, la que acabo de contar pero a parte, como ya es sabido, porque sin duda es la ‘joya’ de la gastronomía de nuestro país. Para mi no hay ningún otro producto que se le parezca. Podría decir miles de ejemplos, pero ya por el simple hecho de lo que empezó en la época romana como un método de conservación y dio como resultado un exquisito y agradecido manjar, me parece fascinante…

Esta fue y sigue siendo mi aventura de empezar. Empezar algo que no se donde me llevará pero si que se cual es su premisa: Que nunca se pierdan esas tradiciones, ni esos sabores de antes. Por eso ponemos nuestro empeño en seleccionar y ofrecer esos productos de antes, los que se elaboran sin prisa y con cariño y por supuesto, acompañarlo de un servicio profesional y de un trato que esté a la altura.

Dicen que el dinero no da la felicidad, y en parte tienen razón, para mi la verdadera felicidad viene cuando alguien reconoce tu trabajo, cuando por un un micro instante prueba el jamón cierra los ojos y dice ese… mmmm… cuando valora y te da las gracias por todo. Es ese momento el que realmente te llena y sobretodo te empuja a seguir con esta aventura tan apasionante.

A Cuchillo Corte de Jamón es el resultado del esfuerzo diario de mi equipo y la gente que me rodea, de la experiencia, de la necesidad de mejorar, de avanzar y de crecer profesionalmente ofreciendo los mejores servicios. ¿Nos acompañas en esta aventura?

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *